¡Hola!

19.05.2006 @ 10:35
RobertoPreparing.JPG
Eran las primeras horas de un domingo de los últimos días de verano en Lima. Roberto recordó que su amigo de muchos anos Francisco Yábar "Paco" lo había invitado a pasar el día en la playa con su familia y con unos noruegos que harían una expedición similar a la de la Kon-Tiki. La idea le pareció interesante, conocer gente nueva, practicar un poco el inglés y saber de qué se trataba la expedición. Desde nino siempre sintió admiración por los viajes de Thor Heyerdahl en la Kon-Tiki, Ra II y Tigris. Había leído artículos en una revista editada para toda Sudamérica a la que estaba suscrito su padre, y más tarde como marino, se había informado más sobre dichos viajes.

El día en la playa fue muy agradable y divertido. Pudo conocer a la tripulación del Tangaroa y saber algo sobre la expedición. Lo que le llamó la atención fue que en esta oportunidad se incorporaría un peruano que sería desgnado por la Marina de Guerra del Perú.

Dos semanas más tarde, en un almuerzo con sus amigos, Paco le comentó que la Marina estaba pensando en designar a un oficial en retiro. El comentario quedó dando vueltas en la cabeza de Roberto durante todo el almuerzo. Esa misma noche ya lo había decidido. Habló con Lilly, su comprensiva esposa, y pensó que la oficina donde actualmente trabaja no se iba a venir abajo por su ausencia. Telefoneó a Paco para comunicarle su decisión. Luego vendría la selección por parte de la Marina y finalmente su designación.

Luego de haber sido aceptado por la dotación del Tangaroa, todo se ha desarrollado de una manera muy rápida y excitante; comunicar a sus familiares, amigos y trabajo; solicitar permisos, licencias, trámites, visas y papeleos; apoyar a la expedición en el aprovisionamiento logístico; y por último y no por eso menos importante, prepararse -él y su familia- psicológicamente para el viaje; todo en cuatro semanas. El tiempo voló. Ahora Roberto siente estar viviendo un sueno inesperado. Luego de 5 anos como cadete y 8 anos como oficial de marina, en 1992 se retiró del servicio pero siempre mantuvo un contacto estrecho con la Marina y con los amigos que hizo estando en actividad. Ahora, a bordo del Tangaroa y en medio del oceano Pacífico se encuentra feliz de ser parte de esta emocionante aventura y de colaborar en los objetivos históricos y ambientales de la misma.

Roberto

Kommentarer:

Skriv en ny kommentar:

Navn:
Husk meg ?

E-post:


URL:


Kommentar:


Trackback
Trackback-URL for dette innlegget:
http://blogsoft.no/trackback/ping/1308082
hits